• 7
  • Dic
cura contra el cáncer
Author

¿Por qué no existe una cura contra el cáncer?

Casi a diario aparecen en los distintos medios de comunicación avances tecnológicos que aseguran acercarnos cada vez más a la ansiada cura contra el cáncer, pero ¿es posible erradicar el cáncer? Y si es así ¿cómo de cerca estamos de conseguirlo?

 

Para poder contestar estas preguntas, primero debemos conocer de cerca el origen de los tumores. El inicio de un tumor suele ser una célula que empieza a dividirse sin control. Los seres humanos, al igual que la gran mayoría de los animales y las plantas, somos seres pluricelulares, es decir, estamos formados por millones de células que realizan sus funciones. Estas células están expuestas a una constante renovación: las células se dividen, dando lugar a nuevas células, que crecen y, o bien se vuelven a dividir, o se especializan en una función concreta para el organismo (como por ejemplo, envolverse de matriz mineralizada y formar los huesos), sacrificando su capacidad para dividirse.

Estos diferentes caminos celulares están estrictamente controlados por complejas redes de señales. Señales que determinan el futuro de la célula e impiden que las células se dividan sin control. Existen casos en los que las células tienen capacidad para “ignorar” las señales moleculares que les obligan a no dividirse, diferenciarse y realizar una función específica. Entonces, estas células no son sensibles a las señales que les impiden proliferar y empiezan a expandirse rápidamente y sin control, hecho que provoca el aumento de mutaciones en las células hijas.

Además, las células en condiciones “normales” tienen ciclos celulares que acaban con la muerte programada de la célula cuando éstas son muy viejas o ya han realizado su función en el organismo. El proceso de muerte celular o apoptosis (denominación científica) también sirve para eliminar células para son insensibles a substancias que inhiben la división celular. Contrariamente, la acumulación de mutaciones de estas células desregulan las funciones celulares, haciendo que las células sean también inmunes a las señales de muerte celular.

En resumen, podemos explicar la aparición de un tumor, simplificando al máximo, como una célula que se divide sin control y es inmortal.

 

Tras conocer el origen de un tumor, ¿tiene lógica que hablemos de una cura contra el cáncer?

 

Conseguir que no aparezcan tumores es extremadamente difícil: somos organismos formados por multitud de células y, basándonos en hechos estadísticos, es bastante probable que alguna célula de nuestro organismo sea capaz de ignorar las medidas de control que disponemos de forma natural y empiece a dividirse sin control o se vuelva inmortal. A su vez, dichas capacidades de ignorar las señales inhibitorias pueden provenir de mutaciones germinales que nos predispongan al sufrimiento de un cáncer. Por ello es de vital importancia conocer la carga genética del individuo y poder iniciar cuanto antes acciones en su prevención. Como por ejemplo el análisis de los genes BRCA explicado en anteriores post.

Entonces, ¿la cura del cáncer es imposible? En absoluto. La investigación científica en oncología ha hecho posible el aumento exponencial de la supervivencia en prácticamente la totalidad de los cánceres estudiados. Esta disminución de la mortalidad se debe, además de los avances médicos en cirugía y tratamientos, en una mayor concienciación por parte de la población en prevención de cáncer y diagnostico precoz, debida a la mayor tasa de recuperación que existe en los pacientes con cáncer en estadios poco avanzados.

Desde Bemygene Health Company, creemos en una cura contra el cáncer, por ello colaboramos con laboratorios de investigación y programas de cribado para reducir la carga que tiene el cáncer en la mortalidad de nuestros relativos. A su vez, intentando concienciar a la población acerca de los beneficios tanto en detección precoz como en conocimiento de la susceptibilidad a diferentes tipos de cáncer, esperamos producir un cambio en la lucha contra el cáncer.

¡Únete al cambio!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *